Archivos de la categoría ‘Injusticias sociales’

hombre mujerLa sociedad en la que vivimos, nos muestra a una mujer independiente, más dueña de su propia vida, con nuevos derechos que ha ido adquiriendo muy poco a poco, con demasiado esfuerzo y con escasas recompensas. La mujer actual ha avanzado hasta lograr acercarse a la situación del hombre, aunque aún le queda un largo camino para conseguir la igualdad.

En la actualidad, se nos pasan por alto infinidad de detalles relacionados con la mujer y en el entorno en el que se le ha catalogado desde siempre. Podemos observar estos ejemplos en la publicidad que nos ofrece sobre todo la televisión y la prensa:

 

  • La utilización del cuerpo de la mujer como modo de llamar la atención del espectador, aunque el producto a vender no tenga relación alguna.
  • La figura de la mujer como reclamo para útiles del hogar tales como lavaplatos, friegasuelos, marcas de fregonas o bayetas (vileda, ballerina…)
  • La escasa representación femenina en los anuncios de coches (si aparece la mayoría de las veces es la copiloto)

También es importante destacar la diferenciación, aún existente, dentro del mercado laboral de determinados trabajos catalogados por sexos, la desigualdad económica en los salarios realizando hombres y mujeres el mismo trabajo…

En nuestro país  la mujer tiene muchos más derechos que en otro lugares del planeta. Hay determinadas zonas en las que no se les está permitido realizar actividades que se catalogan como solo para hombres (conducir, asistir a determinados lugares, disfrutar del sexo…) por el simple hecho de ser mujeres. Estas están limitadas a su esposo, padre, hermano… pariente que sea de sexo opuesto.

Hay que recordar que estas situaciones o similares se vivieron también en España y algunas de ellas no hace demasiado tiempo, pero son circunstancias que las mujeres no permitiremos que vuelvan a ocurrir. En este apartado tengo que nombrar el papel de la iglesia y como esta ha influido negativamente al avance de la mujer en su carrera hacia la igualdad del hombre. Si comenzara a hablar sobre este tema, sobre lo que yo pienso y sobre lo que nos ofrece, nos alargaríamos hasta llegar a la ley del aborto, claramente aplaudida por todo el colectivo que forma la empresa de la iglesia. No quiero meterme en detalles, por lo que esta aberración la trataré en otro momento.

En conclusión, se podría decir, que es necesario un cambio social a nivel mundial, un cambio en la forma de pensar de las personas que comenzaría por mostrar la realidad de lo que pasa a nuestro alrededor. Observar más allá de lo que  percibimos con los ojos es un primer paso primordial para avanzar hacia el cambio. Es fundamental que los más pequeños/as crezcan con el valor del respeto hacia la sociedad en la que viven y sobre todo a la mujer. Los colores que nos “asignan” de pequeños, determinadas películas o series, comportamientos y actitudes crean nuestra personalidad, por ello coeducar es fundamental para lograr una sociedad igualitaria en la que todos gocen de los mismo derechos, sea cual sea el sexo al que pertenezcan.

Anuncios